miércoles, 13 de septiembre de 2006

Primera salida nocturna

Todavía no han cambiado la hora, todavía las tardes son más o menos largas, todavía puedes incluso sacar la bici después de trabajar... pero ayer salí a correr de noche por primera vez desde hace meses.
La tarde amenazaba tormenta; un nubarrón oscuro había echado el ancla justo en Alalpardo y de vez en cuando soltaba un latigazo luminoso para recordar que estaba ahí. Al frente, el cerro de San Pedro totalmente cubierto y a la espalda tierras alcarreñas más o menos despejadas.
Vamos tío, descarga de una vez todo lo que lleves dentro o largaté a otro barrio... pero el negro visitante no se decidía. Se acababan las horas de luz y ni paseo familiar ni carrerita disfrutona.
Idea: cogemos a la nena y pa'los columpios que allí hay techo...y así fué como Alba descubrió ayer lo que es un tobogan, un columpio y un balancín. Nada, no cayó ni una gota.
Como venganza contra la tormenta, después de dormir a la moza y antes de cenar, me escapé a correr 45' a buen ritmo, sin nigún tipo de molestia de la carrera del domingo y disfrutando el fresquito. Ya vamos haciendo callo para cuando las horas de luz terminen a la vez que el horario laboral...
El comienzo de Alba en la guardería ha sido increible, no nos echa de menos, ;-(
Según Anna, que es la encargada de dejarla allí estos primeros días, se pone muy contenta cuando se abre la puerta y ve niños por todas partes, juega con todo lo que ve, duerme una horita y cuando la recoge, a eso de las 13:00 h esta agotada. Se ha adaptado perfectamente y aprende cosas nuevas cada día... está mal que lo diga yo pero: es lo mejor que hay.

1 comentario:

Talín dijo...

Jolín que cambiada y morenaza que está!!!