miércoles, 29 de abril de 2009

Evolución

Vuelvo atrás y releo mis textos. No lo suelo hacer nunca recién escrito pero si pasados los días. ¿Qué veo? Las últimas entradas no son muy deportivas ¿verdad? Estoy entrenando lo que puedo, algún que otro fin de semana abro y cierro imperdibles de los que cuelgo un dorsal en mi pecho, sigo las pruebas donde participan amigos pero...ultimamente, cuando me pongo a escribir los dedos corren sobre el teclado hilvanando frases que poco tienen que ver con ritmos, series o puestos. ¡Yo que sé por qué ! Mentiría si dijera que no intento escribir algo que interese. A alguien más que a mi, me refiero. Intento también dar un cabo del que tirar y que cada uno junte su madeja; intento hacer pensar diría un amigo. Pero al final de los finales, al alargar el analisis hasta casi el absurdo, cuando doy el último sorbo del porque de todo esto me doy cuenta que escribo para mi. Aunque a veces no me reconozca unos meses después. Aunque trás una nueva experiencia algo, por pequeño que sea, cambie en mi vida. Aunque muchas cosas no las escribiría nunca otra vez. Y sin embargo todo me ayuda a conocerme mejor a mi mismo. Me muevo. Evoluciono. Eso, creo, es bueno.
Y ahora estoy notando también una evolución como deportista. Noto que me muevo a otras disciplinas, a otros objetivos, a otras locuras. Todo es el resultado complejo de un montón de factores que, al final siempre empujan en una dirección. Todo menos no evolucionar.

3 comentarios:

Dani dijo...

Esta es tu casa, así es que escribe lo que te salga de las narices.

Ramón Doval dijo...

Tú escribe, Evolution-Man.

Jaume Tolosa dijo...

Cuidadin, que la evolución a la que te refieres és peligrosa.... aunque inevitable!!
Bienvenido al ultrafondo!!