miércoles, 4 de marzo de 2009

SuperHombres

Un día te levantas y, sin aparente motivo, te apetece conocer algo más de alguien que para ti es grande, único, especial. Alguien como el que "te gustaría ser de mayor", alguien que te fascina, que te genera ese extraño sentimiento que mezcla admiración y locura. Alguien que en un momento malo sabes que te da el empujón que necesitas para sacar adelante un día torcido, un entrenamiento duro, un momento dificil. Ese día buscas y rebuscas hasta saciar tu interés y notar que ha pasado el tunel y vuelves a salir a la luz. Hoy me fui a dar un paseo por los Alpes y el Mont Blanc de la mano de alguien a quien admiro (si cabe, ahora más aun). Hoy, alguien con el culo pelado de vivir y de correr me ha dado un lección. Gracias Marco.

"Recuerdo un amanecer en el Mont Blanc, con el sol iluminando la montaña.Una sensación bellísima, pero no sé si era exactamente poesía. Tal vez era sólo alivio. Si había corrido durante doce horas quería decir que quedaban apenas nueve para el final." Marco Olmo
.

4 comentarios:

Furacán dijo...

A mi de mayor me gustaría ser como tú (y luego como Marco :-))

Luis Recuenco dijo...

Le dedique una entrada hace un mes a Marco(que el director del documental que me la colgó integra en su blog y me felicitó)y comprobé que la gente lo admira muchísimo.

Mi admiración hacia Marco viene no solo por la edad que tiene y la batalla que esta dando, ganando incluso la Ultra Trail de Mont-Blanc, sino porque proviene de una familia pobre.

Y ya se sabe que la gente que tiene menos recursos tiene muchas más dificultades para hacer deporte

Espero verlo este año en la UTMB

aja dijo...

Yo digo gracias Esteban.
Es dificil de entender que un tio de su capacidad en el fondo se sienta un perdedor.
Y ese sabor amargo de la victoria, porque puede ser la última...

miquel dijo...

Ese tio es especial y creo que eso que tiene de "raro" no le viene de correr. Se tiene o no se tiene.

Parece un tipo a la altura de las montañas que recorre. Làstima que pareza siempre triste, siempre abatido. Con lo enorme qué es!

Bravo Marco y gracias Bulder por dejarme empezar con el ejemplo de este SEÑOR.