martes, 16 de octubre de 2007

Polvo, sudor y hierro...

...el Cid cabalga. Entre dos luces, con muchas ganas de volver al tajo pero con pocas esperanzas puestas en el resultado, vuelvo a pisar los caminos que bordean el pueblo en el que vivo. El retorno comienza tranquilo pero, a medida que el cuerpo responde bien, el ritmo va aumentando. El ruedo escojido para reaparecer es un circuito made in bulderban que sirve de test cuando se aproxima alguna de esas fechas especiales. Son unos 14 kms por anchas pistas de tierra, pisados por las cosechadoras en estas fechas pero con surcos de barro en invierno o polvorientos y secos en verano. Sube y baja. Va y vuelve. El tiempo final no es más que eso. Un test. Tiene la virtud de subir el ánimo cuando el resultado es bueno, pero también de no afectar nada a la motivación cuando el resultado no es el esperado. Esta vez el resultado, sin ser uno de los mejores, superó con creces lo esperado. Ya en la ducha saboreo la carrera. Me sonrío. Aquí estamos otra vez. A lomos de la motivación. De momento al trote. Cabalgando de nuevo...

5 comentarios:

Talin dijo...

Ves como todo solo era pasajero...

Dani_ironman dijo...

El Cid Buldeban vuela...

Sergio dijo...

No hay como el viento fresco en la cara para volver a sentir la motivación o como se quiera llamar. Muchas veces es simplemente dar el primer paso en la calle con las zapatillas puestas... el resto de pasos vienen solo

luis dijo...

Ahora solo tienes que empezar a afilar las lanzas. Escoge arma. Te reto.
SPJ.

Ishtar dijo...

¡¡Bien!!!, ¡¡solo era una falsa alarma!!! ;-)))

Genial :-)

Besicos!