domingo, 21 de octubre de 2007

Cuando se está mejor fuera...

Este país se hundía poco a poco a lo largo del fin de semana. A la par que muchos en el sofá de su casa. Mientras la familia Telerín, ajena a todo, se pasaba los dos días en el campo aprovechando el buen tiempo antes de que llegue el frío. ¿Qué no se hundía...? Nadal se queda fuera de Masters Series de Madrid y Alonso -a pesar de ser 3º hoy- por detrás de Hamilton en F1. Desde luego los de Mutua Madrileña no son precisamente amuletos para nuestros paisanos. Y mientras Alba y Anna bailando al sol después de comerse un bocata de lujo.


El Barça y el Madrid pierden...sigue la hecatombe. Y yo, solo preocupado de subir la cuesta con la mochila a la espalda. Insensible que es uno. Al menos Jorge Lorenzo -cero simpatía le tengo, aunque reconozco que es un crack- ha ganado en 250 cc. Y mañana lunes, con toda esta resaca deportiva ¿quién es el valiente que cuenta en el curro lo bien que se lo ha pasado con una mochila a cuestas, comiendo bocatas y andando entre cardos y escobas? Al menos yo he cultivado mi fondo aeróbico...

3 comentarios:

miquel dijo...

Creo que has cultivado algo más que el fondo aeróbico... y mucho más importante. Seguro ;D

Macario dijo...

Je je, hemos clonado el fin de semana. Sólo que yo ya paso de la mochila, que mi enana pesa ya lo que una arroba de vino y además hay que cansarla: Barranca p'arriba Barranca 'abajo

quim dijo...

Veo que continuais pletóricos y fermosos, como siempre.

Un abrazo a los tres.

PD: el otro día llevé a Alfred con tu Ramón&Co y le hicimos la clasica novatada con la palanca de eyección del Megane. Ya sabes, la que libera la bici del invitado a 90 por hora obligándola a ejecutar un "back fly" impactante en medio de la autopista . El resultado: las constantes vitales de la btt y de su propietario, por los suelos. Además el espectáculo se completó con una clase avanzada de conducción evasiva a cargo de tres turismos y dos trailers hot wheels. Al final logramos rescatarla
con vida y los pelos de las canillas como escarpias. La próxima vez, juro que me depilo.