miércoles, 8 de agosto de 2007

Laguna de Los Caballeros

Andar por la sierra es algo que siempre me ha tirado bastante. A mi me funciona como ejercicio de regeneración -sobre todo mental- y además estoy convencido que es una de las bases sobre las que se asientan la buena relación horas de entreno vs. resultados actuales. Si hombre, si. Algo de genética habrá, pero las horas que me he pasado yo pateando sierra durante mi tierna adolescencia también están ahí...digo yo. Antes era habitual echarnos al monte a la mínima oportunidad que teníamos. Daba igual si íbamos a un sitio o a otro. Un fin de semana o un subebaja en el día. Para ir a Gredos necesitabamos porteador o coche prestado. Para subir a la Laguna de la Nava o la de El Barco solo necesitabamos permiso.
Ahora es un lujo poder escaparse y por eso ayer gastamos uno de los comodines de la abuela y nos subimos a la laguna de Los Caballeros. El hecho de que yo no la conocía aún y de que Anna esta muy bien de forma nos hizo decidirnos por esta ruta. Sobre el papel 3h30' de subida, bañito, bocata, siesta y 3h15' de bajada. Buena subida, solo parando a beber agua, en 3h clavadas. Bocata sin baño por tormenta amenazante y bajada mirando de reojo los nubarrones negros. Nos libramos de mojarnos, del baño por no arriesgar y de la lluvia porque, finalmente, no calló ni una gota. Eso si, luego con Javi -que subió a nuestro encuentro- nos mojamos bien pero por dentro. A pie de ruta, en el chiringuito de Navalguijo. Con una de esas jarras de cerveza que cuando te la ponen encima de la barra echas las dos manos para cojerla.



2 comentarios:

Dani_ironman dijo...

Bonitas zapas... Te as cambio por mis Salomon :)

Bulderban dijo...

No hace falta cambiarlas...una de las dos que tengo es tuya por la caña que me diste para cambiarlas ;-)