martes, 9 de diciembre de 2008

Intimista

Siempre me pasa lo mismo. Después de una carrera intensa con una preparación que requiere un sacrificio mayor de lo normal vienen unos días intimistas, de darle vueltas a todo. Valorar, mirar atrás, rediseñar el futuro cercano, incluso recuperar (o intentarlo) el tiempo empleado -nunca perdido- para hacer otras cosas. No estoy seguro que sea lo que mejor me va. Pero cuando llega...
Dice mi padre que decía su padre, mi abuelo al que nunca conocí, algo así como que "el que tenga que besarla se encargará de buscarle la cara". Y más o menos por ahí andamos. Buscando. Nadie más que yo ha de reactivar esto. No hay prisa. Sobra tiempo. En la lista hay de todo. Una mudanza a medias. Unos días de vacaciones por terminar. Unas fechas donde es difícil dejarse ir sin hacer apenas ruido. Unos esfuerzos que nunca dan la sensación de ser para avanzar sino simplemente para no retroceder. Algunos copos de nieve. Las agridulces mezclas de quereres y poderes. El recuento de las migajas que quedan en la mesa del 2008. Los vuelos a ras del suelo de deseos reprimidos. Las altas torres que piden cimientos ahora y se levantarán después del día 31. Bastantes amigos que siempre aparecen al otro lado de un guiño...Anna I la incondional, Alba que pasado mañana cumple 3 años. Los obstáculos que siembran un camino soso y lo hacen divertido. La familia y mi pueblo. Mi pueblo y mi familia. Un nublado fin de fiesta que deja una soleada resaca. Los cubatas. Las series. Los dorsales. La lucha. Unas sonrisas. Yo.
Seguimos en esto.
Buscando la cara.
Besando...

4 comentarios:

Furacán dijo...

Feliz cumpleaños a Alba. 3 añitos ya que mayor!
A mi también me suele pasar lo de la fase intimista.

miquel dijo...

Per molts anys Alba !

Fiuuuuuuu!

Ramón Doval dijo...

Bonita entrada. Te sienta bien el intimismo.

davidiego dijo...

si el alma nos pide reposo, reposemos.
cuídate.