viernes, 26 de diciembre de 2008

26 de diciembre

Padre no llevaba mucho tiempo en el servicio militar. Los que conocemos -por otras cosas- el cerro de San Pedro en Colmenar Viejo y alrededores imaginamos lo fría que podría llegar a ser la zona en pleno mes de noviembre...y más hace casi 50 años. Pero nada comparado a la noticia de saber que te has quedado sin padre. A partir de ahí cambio su vida. La abuela cerró el grifo y el recluta se dedicó a picar piscinas, en lo que hoy son urbanizaciones, para pagarse los gastos. Cuando no tocaba cuartel, ni guardia, ni nada. A golpe de pico y de pala. Como uno más en una cuadrilla de peones de albañil. Dice que con lo que le pagaban al día compraba un bocata de sardinas y una botella de agua para comer y el resto lo guardaba. ¡¡Jodo!!
Acabó la mili. Pero hasta que no volvió al pueblo no se dio cuenta de que ahora tocaba tirar del carro. Era el único hombre en la familia y vivían del campo. No hacía falta jugarse a los dados quien sustituiría al abuelo. El abuelo que siempre me hubiera gustado conocer. El abuelo que dio nombre a mi padre y, seguramente a mi. Por eso, cuando unos años después inauguré la lista de nietos alguien decidió que Esteban era un bonito nombre para el primero. El primero de los nietos, el tercero de los Esteban. Y yo, encantado

6 comentarios:

Annabel dijo...

Felicidades Esteban!!! es un autentico honor leerte, y como no, felicitarte

Un saludo

Dani dijo...

Y el año que viene habrá un cuarto Esteban. Seguro.

Furacán dijo...

Felicidades!

aja dijo...

Historias reales llenas de sentimientos, que muchos no sabemos sacar afuera y plasmar en un papel como tú.
Es una gran terapia para ser cada día un poco mejor persona, yo intento aprender, pero a veces las heridas que tenemos no nos dejan avanzar.
Muchas gracias por ayudarnos a curar esas heridas

Bulderban dijo...

Es un gusto escribir y hacerlo como terapia. A mi me sirve. Si además hay gente a la que le gusta leerlo y "le llega"...doble satisfacción. A veces tengo la sensación que no se entiende exactamente lo que intento escribir pero, PERDONDAD, lo hago para mi. De todas formas, preguntad si algo os lleva a confusión. No soy nada enrevesado ni torcido por dentro. Abrazos

Anónimo dijo...

El nombre de mi "Victoria" tiene algo de eso tambien... si como espero alguien muy importante para mi llega a conocerla entonces tendrá ese nombre... La derrota -y en tener que cambiar de nombre- de momento no entra en mis planes!!

Un saludo,y Feliz Año a todos!!!

Patricia.