viernes, 15 de agosto de 2008

Los molinos de Bareyo

Campamento base montado en éste camping cántabro. A medio camino entre Somo y Santillana, con vistas al mar y a la montaña. La tienda de campaña, dos cajas de comida y ropa de verano. Playas de Isla, Langre y Ajo a menos de 15 min en coche. Arenas finas y aguas claras donde nadar agusto -si no hay olas- Días cálidos y noches frescas en zona sin masificar. Solo nos faltó que dejara de llover. "Es lo que tiene ir al norte. Te la juegas". Joder, ya lo sabemos pero esto es sentarse en el pajar y clavarse la aguja. Tres días de cuatro pasados por agua es como demasiado ¿no? Pero no dejamos que el desaliento pudiera con nosotros ;-) que para eso estamos de vacaciones y, sobre la marcha, sacamos jugo a este viaje a Santander buscando alternativas. Ahora recordamos momentos de esos días como pequeños tesoros, mientras nos instalamos a los pies de Gredos, cambiamos mar Cantábrico por río Tormes, y los montes verdes y arbolados por el duro granito y los robles sin hojas del sistema Central.
.

2 comentarios:

Furacán dijo...

Que guapa está tu niña y como ha crecido que barbaridad!

Ramón Doval dijo...

Bueno, ya está todo leído después de mi ausencia. Lo siento por la lluvia vacacional, pero estoy de acuerdo en que subiendo el Everest pasan cosas peores -ja, ja,...-. ¿Ya se ha recuperado el pie?