lunes, 16 de julio de 2007

No da para más...

El fin de semana pasó, y pasó rápido el cabroncete, dejando un agradable regustillo de otros tiempos no tan lejanos. La cruda semana del currante-viajero servirá para acabar de digerir los buenos momentos que, por la velocidad con la que han ido pasando, no se han podido disfrutar tal y como merecen. Estoy seguro que el atracón de familia, amiguetes y deporte me durará un ratillo más que lo que tarde en escribir esto. El sabado fué día completito de playa por la mañana y carrerita por la tarde. Desde el Garraf hasta Collserola, desde la orilla del mar hasta los pies del Tibidabo, desde el salado sabor del agua del mar hasta el salado sudor del trota con Barcelona a mis pies. Total nada. Y el domingo, después de desmontar el trono de Alba de la bici de montaña, salida con amigos con parada a desayunar en Can Coll. Fue como una vuelta atrás, a los comienzos en esto de dar pedales. Algunos de los de siempre, otros nuevos, alguno no puedo venir. Solo el esfuerzo de la gente por estar allí para rodar un rato juntos me hizo sentir el tio más importante del mundo -a veces tengo la sensación que no me merezco los amigos que tengo- Un buen rato de bici, unas cuantas risas, actualizar proyectos y aventuras alrededor de unas butifarras y vino con gaseosa...es como si por un momento se parara el mundo solo para nosotros.

2 comentarios:

miquel dijo...

Seguro que te mereces estos amigos.

irotante dijo...

Y.. alguno mas también gracias por tu amistad y respecto Don jabaliman