miércoles, 25 de julio de 2007

Bambi y la civilización

Perros, gatos, conejos, urracas, pajarillos varios, erizos... en las salidas en bici te puedes encontrar toda clase de animales que no han tenido mejor suerte que una rueda ( o dos) les hayan pasado por encima. A veces es un golpe con un parabrisas o incluso el casco de algún motorista. Triste. No entraré en detalles. Pero ayer se superaron con creces este tipo de encuentros a los que nunca me acostumbro. En una cuneta, a medio camino entre 2 poblados de poco renombre, con síntomas claros de llevar allí unos días había un pequeño venado víctima de algún choque contra algún vehículo. Que pena. Seguro que cruzó por donde tantas veces antes lo había hecho ya, o si no él al menos sus compañeros. Pero esta vez había algo que no estaba las otras veces. El resultado del desigual encuentro estaba claro cual había sido. Se me pusieron los pelos de gallina. Por el pobre animal y por pensar lo frágiles que somos también los que vamos subidos en una bici. Mucho cuidado todos los que andáis por ahí dando pedales y un poco de paciencia a los que van al volante. Ni los primeros estamos corriendo el Tour ni los segundos en Fórmula 1. Ni yo soy Alberto Contandor ni tampoco Fernando Alonso. La imagen de ayer me dejo tocado. Lo reconozco.

4 comentarios:

Dani_ironman dijo...

Con eso de tener el carril bici en la puerta de casa (literal), cada vez me gusta menos salir a la carretera.

Me parece a mi que, entre el carril y la bici de montaña, poco voy a ver el asfalto este año (a menos que sean puertos que merezcan la pena ser catados)

Bulderban dijo...

Yo me niego a cerrarme al carril bici, de hecho NUNCA he ido por ahí. Montar por El Atazar, por Valdepeñas, por Cogolludo...carga las pilas a pesar que alguna vez tengas que mandar a tomar por culo a alguno.

Valle dijo...

A mi me ha costado no agriarme en cada salida de la cantidad de tacos y de muy malos pensamientos que salían de mis entrañas . Temo los coches amarillo canario, temo las lunas tintadas, temo a los caseros los domingos a las dos con el "lanrober" (van contentos al caserío a comer), temo a los jovenzuelos que bajan la ventanilla al son de "ese culoooo" ... Tantos miedos, tantas luchas. La vida misma.




Se ha adelantado a este finde la Subida a Peña Oroel. 9 km todo ascensión. Buena ocasión para ver a todos los "buenos" en persona....

Dani_ironman dijo...

Vente un día por casa y pruebas el carril. Yo prometo ir por tu zona.

No me niego a nada, sólo trato de minimizar algunos riesgos...