lunes, 19 de enero de 2009

Parc del Guinardó

La mañana del domingo podría haber sido de bici, pero la tengo todavía en Madrid. Cosas que pasan y que hicieron que la mañana del domingo fuese de paseo. Un paseo de esos que te das cerca de casa y, de pronto, descubres algo que has tenido siempre al lado sin saberlo. Esta tan cerca que parecía hasta ofensivo acercarse a pasear por ahí. El Parc del Guinardó.
Este parque se levanta sobre la ciudad sin muchos adornos, en contraposición a su primo hermano pijo: Parc Güell. Esta prácticamente tomado por los pinos, lo cual es un gustazo y solo en su coronilla hay ruinosos restos de otros tiempos modernizados por el hacer de algunos grafiteros. Por su base le taladra el tunel de la Rovira que comunica la ronda de Dalt con el centro de la ciudad.
Al principio fue un paseo familiar, tranquilo, relajado, sin más. Pero pronto comencé a verlo desde el punto de vista de campo de torturas para mis piernas. Hasta el Parc del Guinardó desde casa hay 3 o 4 minutos de trote. Si lo alargo puede dar para un calentamiento majete. Después cuestas. Muchas cuestas. Algún trozo plano. Y más cuestas. Además permite subir en espiral y bajar cortando -ideal para series-. Yo me entiendo ;-) Creo que con algo de asfalto y si el gugelmaps no engaña, lo podré conectar con el Parc del Carmel y el Parc Güell y tener un circuito de subebaja cabroncete. Como me pareció un tanto laberíntico tengo pendiente darle una vuelta completa, acabar de hacerle la ficha y meterlo en mi lista de lugares frecuentes de entreno.
Vista, lado mar, desde arriba.

5 comentarios:

Miquel Morales dijo...

Si algo no tiene Horta, son trozos planos, vamos, que te vas a jartar de subir y bajar!

Ramón Doval dijo...

¿Alguien está pensando en 2h35'?

miquel dijo...

TuSanta hablando y tu asintiendo con la cabeza. Tus ojos inyectados de sangre, tu cara de vicio y tu corazón acelerado mirando pendientes y desniveles del terreno. Incorregible

No?

Una abraçada.

Silvio Bolaño Robledo dijo...

Voy a hacerlo esta mañana, luego te comento cómo me fue. Antes de la experiencia, llevo dos meses sin trotar, dado que acabo de llegar de Colombia. Creo que lo mejor será darle la vuelta, ya veremos qué dicen mis rodillas y mis pulmones...

Alegría!

Silvio Bolaño Robledo dijo...

Esa mañana me fue de maravilla. Ahora trato de subir al Parque cada vez que tengo tiempo en las mañanas. Se trata de un alto grado de dificultad, en cuanto las subidas y las bajadas, pero es satisfactorio trotar en la naturaleza, sobre todo para la respiración,

Saludos