sábado, 17 de enero de 2009

Infidelidad

Nunca se puede asegurar que una relación es para siempre. Nunca. Y yo lo aseguré. Porque siempre es mucho tiempo.
Nunca se puede decir que "tú seras la única" y yo lo dije. Porque, en algunos aspectos de la vida, en cualquier momento puede ocurrir algo que te demuestre que te equivocaste.
Nunca puedes decir "las noches contigo son especiales" porque hay muchas noches todavía por delante.
Nunca debes pensar que es imposible que algo se iguale a como saben sus besos. Yo lo pensé. Y ahora al posar mis labios en su boca también se me estremece todo el cuerpo.
Nunca debes creer que no saborearás la vida igual con otra. Porque podría ser que, en un momento de debilidad, quieras probar nuevos sabores...y te gusten.
Nunca debes decir " contigo patatas y aceitunas" porque puede llegar un momento en que sigas con las mismas patatas y aceitunas pero sin ella.
...lo siento Mahou. Te he sido infiel. Puntualmente y sin olvidarme de ti pero disfrutando cada momento que me da ella. A tu rival solo le he puesto un rinconcito en la nevera. Tu seguirás ocupando tu gran espacio. Y es que, como dice la canción, estoy seguro que se puede beber dos cervezas a la vez y no estar loco...
.

11 comentarios:

icepirineo dijo...

yo en este caso no puedo ser fiel a ninguna, ;-), cada una tiene su momento jeje

Furacán dijo...

Yo soy de Estrella Galicia aunque alguna vez le he puesto los cuernos :-)

Dani dijo...

¿Y el limón?

Macario dijo...

Dani, ¿me tengo que preocupar?

Mi ranking lo encabeza la Mahou y lo cierra la Cruzcampo. Digo de cervezas para tomar con el suelo lleno de serrín y cabezas de gamba.

Ramón Doval dijo...

Luego me llaman facha porque pienso que este tipo de infidelidades deberían estar contempladas en el código penal. Que Dios no te lo tenga en cuenta, amigo...

DPC dijo...

En Barcelona tampoco me pude resistir, al primer contacto visual me conquistó. Me decidí y también se cumplió la famosa frase de que lo bonito está en el interior.

Por suerte, o por desgracia, en Madrid no nos vemos. Pero siempre que pienso en Barcelona la recuerdo.

Al ver la foto me ha dado un vuelco el corazón. Que ganas me han entrado de dar una vuelta en ese coche mientras me bebo su interior.

Saludos y gracias por tu blog, es realmente bueno.

Barón de Benta'ko Erreka dijo...

Yo soy como el dueño de Playboy...me gustan todas las rubias...

Barón de Benta'ko Erreka dijo...

Yo soy como el dueño de Playboy...me gustan todas las rubias...

Eynar Oxartum dijo...

Yo quizá deba salir del armario cervecero, porque no me llega a gustar ninguna. Tras dos años en Irlanda de vez en cuando he probado alguna rubia (debía de estar allí de Erasmus, porque esa no era irlandesa), alguna pelirroja, y alguna morenaza (la más popular). Personalmente, la que más me gustaba era la pelirroja. Pero nada, que al final me he dado cuenta de que juego para el otro bando...

Bulderban dijo...

Ya veo que el que más y el que menos, a nadie nos deja indiferente el tema de la cerveza. Joder, que simples somos ;-)
Bueno, bienvenidos a los nuevos, con la inscripción se incluye una Moritz je,je,je
Macario, encargaté de evangelizar a Dani pero me da que es una batalla perdida...

Anónimo dijo...

Yo estaba hasta la coronita de Estrellita, su hermana mayor la Xibe y su prima teutona, la Heine. Imagínate, todo el día tumbadas. Las clásicas amargadas de la vida que no pegan ni chapa. Y como no trago a Miguel ni los santos varones le acabé tirando la caña a una tal Shandy que, aunque tenga nombre de gogó de discoteca de polígono en el fondo es dulce y servicial como ella sola.

Q