lunes, 20 de diciembre de 2010

Centrifugando

La madrugada del sábado al domingo, a las 4:30h aprox. estaba en el balcón de casa, colgando una lavadora de ropa. En el reparto de las labores del hogar es una de las que me toca y soy incapaz de dejarlo pasar si la ropa esta ya lista, dentro o fuera de la lavadora. Me resulta hasta terapéutico... De hecho, lo último que hice al salir horas antes para Can Dragó fue cargar el bombo de ropa sucia, poner detergente y darle al botoncito rojo de inicio.
La sensación de "salida urbana" un sábado por la noche para correr me resultó bastante extraña. Todo el mundo arreglaito para ir de fiesta y tú, así como pa'dentro, te preguntas si estas bien de la azotea. ¿Una maratón? ¿A medianoche? ¿En una pista de atletismo? ¿105 vueltas y pico? Al primer golpe: No. No estas en tu sano juicio ni de coña.
Pero cuando llegas a las pistas y ves el ambiente, la gente que lleva trotando desde hace casi 12h y les quedan otras tantas, las razones por las que se hace esto, los amigos, etc todo empieza a cobrar sentido. Te sientes hasta afortunado. Y de pronto tu cabeza borra la intempestiva hora que es, quita frio y oscuridad al tema, convierte la ratonera de 400m en un bonito camino entre arboles y...comienza la fiesta para 9 personajes. Cada uno de·su·padre y de·su·madre, con su traje de noche, su día a las espaldas y su reto por delante.

De 1 en 1 van pasando, cogidos de la mano, las vueltas y los kilómetros. Unas restan de 105 y otros suman hasta 42,195. A golpes llegan y se van risas, pinchazos, charletas, sufrimientos, sudores fríos... todas esas cosas que hacen de esa noche un momento especial. Nos vamos cruzando con los valientes de las 24h que van en sentido contrario. Luego cambian el sentido de giro y ahora los vamos adelantado. Ellos por fuera, nosotros por dentro. Mucho rato solo a pesar de estar rodeado de gente. Y mientras la lavadora centrifuga en casa yo lo hago sobre el tartán. Así 3h10'06'' del tirón. Vueltas y más vueltas.


Y cuando me despido de todos y vuelvo caminando a casa pienso que en la vida, por muchas vueltas que des, eres lo que eres. Y un cubatita ya me habría tomado yo antes de colgar la ropa :-)

8 comentarios:

Pablo Cabeza dijo...

Y la rodilla esa izquierda que tal se te ha quedado después de centrifugar tanto???

Cendonismo extremo?? yo cendonista, pero moderado, como Babo :-)

Joan Fernández dijo...

Hola!
yo fui uno de tus compañeros en la noche del sábado. Enhorabuena por la marca, ya tenemos una medalla de coleccionista.
Saludos!
Joan

Bulderban dijo...

Hola Pablo, la rodilla no se ha quejado mucho pero me porte bien y no apreté. Lo del giro a izquierdas, de inicio me daba un poco de miedo pero...hasta yo mismo me sorprendí. Quizás sea el cambio de herraduras a unas casi sin amortiguar. Seguiremos investigando.
Hola Joan, nos vemos pronto en otra aventura. Benvingut !

Dani dijo...

Tú estás mal...

Tomas g.r. dijo...

Ahí estaba yo centrifugando, viendo pasar a papa noel doblandome...
Lo dicho...cuando sea alto, quiero ser como tú!!!

Talin dijo...

Menos mal que llevabas el chirimbel ese en la rodilla, porque sino cualquiera te reconoce.

leire dijo...

Me ha dado un vuelco el corazón, cuando, aliviada, he visto que llevaba, el fauno, zapatillas. Espero que con amortiguación, hasta que completes el master.

ZORIONAK! FELICIDADES!

Paris Canals dijo...

Encantado de compartir 25km contigoo máquina!