miércoles, 7 de mayo de 2008

Ese dolorcillo que no se va

Dos días de carrera me dejan un sabor extraño. Las sensaciones al trote no son buenas y parece que la zona de la rabadilla molesta, sobre todo en las bajadas. Antesdeayer, 1h30' de caminos con pequeños repechos y sin la frescura de haber estado una semana parado. Raro. Ayer 1h45' por la Pedriza, esta vez con subidas de ir al tran-tran y bajadas kamikazes. Me costó bastante entrar en calor y noto como si algún tornillo estuviera flojo justo en la zona donde acaba la espalda y empieza la raja (del culo). El entorno acolcha bastante la sensación de no poder ir más rápido y disfruto de una fina lluvia, el olor a serrín de la poda de pinos y la soledad de este sitio cuando no es fin de semana. Quiero creer que es solo dejar un poco más de tiempo y que no hay microfisuras ni nada de eso. Toco madera. Zegama esta aquí mismo.
Al llegar a casa, encuentro en mi email fotos del puente que me endulzan y vuelven a recordarme porque es tan especial para mi la tierra donde nací y su sierra de Gredos. Puro granito castellano. Mezcla de agua y dura roca sin vegetación. Minimalismo hecho monte. Energía pura.

5 comentarios:

Furacán dijo...

Esperemos que se te vaya pasando y se quede en nada. Ánimo!
Muy chulas las fotos!

Talin dijo...

Oye que la raja (la del culo) no es una microfisura ni nada de eso, esa tiene que estar ahí. Venga 2 –3 días más de reposo activo , y verás como todo pasa.

Dani_ironmandream dijo...

Acabo de ver tu sms. Un fuerte abrazo, tío.

Dani

Ramón Doval dijo...

Precioso granito (el del culo no, el de Gredos).
¡Cuídate!

irotante dijo...

Recupera te pronto...bonitas fotos, que poco me falta para estar en LZ una lastima no poder estar contigo y familia.
Un abrazo