sábado, 1 de mayo de 2010

Yo que sé...

Llevo unos días sin escribir. Inmerso estoy en una temporadita de recibir collejas (suaves todas, pero unadetrásdelaotra) de la cruda realidad -voz de drama, por favor- y como decía alguien en la tele "no tengo el chocho para farolillos". Espero que un día de estos empiecen a llegar las caricias porque yo tampoco me quedo quieto recibiendo. Lo que pasa es que revolverse y salir adelante cuando entras en una racha de estas cuesta lo suyo.
Esta mañana, abrazado a una taza de café, pensaba otra vez más en como, sin buscarlo, te ves llevado como por railes a sitios donde nunca pensabas que llegarías. Da igual que sea bueno, malo o regular...la gracieta de no ser dueño de lo que uno hace da vértigo. Y uno se cabrea, y se rebota, y se caga en todo...pero al final es complicado ser artífice al 100% de lo que te pasa. Si, de acuerdo, de lo que si somos dueños es de la actitud (con "c") que adoptamos ante esa situacion. Esa no nos la puede cambiar nada pero, cagon-la-puta, que tu tenías tu chiringuito medio montado para ir tirando y, sin saber ni como ni porqué se te han caido los palos del sombrajo y se te ha venido abajo la paradeta.
Pués nada, que se me ha enfriado el café con tanta filosófia de pobre y que, apurándolo de un trago, he ido tirando para La Garriga donde me he puesto un dorsal para correr 14km híbridos, en familia y bien montados, con el alma en la boca y comerme una butifarra estupenda en meta. No ha sido la CBXR pero...lo que decía al principio. Actitud.
En fin...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Esteban,

Parece ser que sí, que la ACTITUD es lo que nos puede hacer ir hacia arriba, hacia abajo o de lado vigilando para no caerse o al menos, esa es la palabra mágica que todos usan para que apretemos los dientes y continuemos en nuestras respectivas luchas. Claro que cuando oyes por enésima vez ese argumento, te hartas y sobretodo te cansas de tener que convivir con la famosa Actitud, esa que tanto ayuda, sí, sí,..pero también implica mucho, a veces, muchísimo esfuerzo y voluntad y no siempre somos capaces de aguantar ese ritmo y nos desfondamos. Quizás entonces es momento de dejarse llevar, como el junco con el aire y entonces aprovechar el momento para coger energía de nuevo y ser capaz (otra vez) de encarar con Buena Actitud lo que venga.....
Elena

davidiego dijo...

o dejarte llevar como el surfista por la ola, no escoges la que va a venir, pero eliges la que te va a llevar y de qué manera...

tonicendon dijo...

Simil muy acertado, estoy contigo davidiego.

Anónimo dijo...

Amigo, como decía un tal Sabina, tenemos:
Más de cien palabras, más de cien motivos,
Para no cortarse de un tajo las venas,
Más de cien pupilas donde vernos vivos,
Más de cien mentiras que valen la pena, ...

Saludotes.
M.P.

Bulderban dijo...

Elena, si tu lo dices para mi es otra lección más que aprendo. Es un auténtico lujo tenerte como Amiga. Gracias !!
David y Toni...todas la olas del surfista van a la playa y yo, a veces, no quiero ir a la costa sino mar adentro.
M.P., uno de esos motivos esta en Zegama ¿verdad? Nos vemos allí, socio

Fer dijo...

¿Y qué tal la butifarra?

Dani dijo...

La isla me ha dado recuerdos para ti y me ha dicho que le debes una buena carrera en breve (¿2011?)

Un abrazo

Furacán dijo...

Estoy de acuerdo, si al final lo único que podemos hacer es intentar sobrellevarlo todo de la mejor manera. Si no al final te pasas el día cabreado y aún es peor.
Ánimo!