sábado, 12 de abril de 2008

2 platanos y una cocacola

Yo tenía que llegar a comer a El Barco de Avila. Alix tenía que ir de padre al partido de waterpolo de su hijo. La única opción era levantarse bastante pronto (madrugar solo es para ir a currar), tanto como los 5 días de antes. Dos invitados más excusaron su presencia. 8:30 AM en la BP de Tres Cantos. Mañana fresca pero apunta calorcillo. De corto por abajo y manga larga. Las lluvias de la última semana recomendaban dejar la vuelta al Soto de Viñuelas para más adelante -la zona más estrecha es famosa por sus barrizales-. Antonio, como siempre dando conversación desde la salida hasta la llegada, improvisa un circuito. Yo voy contestando a lo que puedo. El circuito de toboganes actúa con efecto retardado cuando hay que apretar al final en un terreno más llano, allá por Burrolandia. Y cuando la mayoría de gente empieza su sabado deportivo nosotros estamos listos. Él un rato antes que yo. En total -Garmin dixit-un tiempo de 2h 13' y 29,5 kms. Mi recompensa espera en el coche: 2 plátanos cedidos por mi verdugo y una coca cola. Y en casa de mamá, cumpliendo con la hora, y con una comida digna de un campeón.

4 comentarios:

Pablo Vega dijo...

Ten cuidado con quién te juntas, a ver si se te va a pegar algo.

No digo más.

robert mayoral dijo...

como te cuida eh? la mamá....buen entreno a pesar del "mal tiempo"

irotante dijo...

Solo por ir a comer a casa de mi madre correría unos Km como tu la mejor recompensa

spanjaard dijo...

Ando repasando tu blog y me encuentro esta joyita. Me-nu-dos-ma-dru-go-nes-se-pe-gan-los-se-ño-ri-tos.
Salú.
SPJ