viernes, 14 de noviembre de 2008

¿Dónde ?

¿Dónde van los pensamientos que tenemos mientras corremos? Algunos se quedan con nosotros, otros se van por el sumidero de la ducha arrastrados por el agua. Creo.
¿Dónde van las marcas que hacemos cada vez que nos ponemos un dorsal? Ahí quedan, presas del tiempo, recordándonos lo más o menos buenos, lo más o menos malos que hemos (si, si en pasado) sido. Creo
¿Dónde van los abrazos que no das? Se pierden. Creo
¿Y los que das? Esos son los mejores. Te hacen mejor persona y mejor amigo, mejor pareja, mejor... Creo
¿Dónde van los kilómetros que rodamos tranquilos o a muerte? Al cuentakilómetros interno que todos llevamos. Y, con el tiempo, nos pasarán factura. Creo
¿Dónde van las sonrisas en meta? A ese rincón escondido que todos tenemos llamado amor propio. Lo engordan y lo hacen crecer. Creo
¿Dónde van la rabia y el cabreo también en meta? A otro rincón donde debería estar el afán de superación y las ganas de pelear. Creo
¿Dónde van las ilusiones cuando se apaga la luz? ¿Dónde vuela la mente cuando el sueño te vence? ¿Dónde va la gente cuando cierran el bar de la esquina? ¿Dónde me pueden decir porque un día si y otro no? ¿Dónde te metes cuando te necesito, Esteban?
Ah, vale ya te veo. Gracias.

4 comentarios:

davidiego dijo...

muy bueno.
las sonrisas en meta se multiplican y permanecen en los que nos quieren y nos están esperando.

Anónimo dijo...

Buenas Bulderban
He visto que buscas pista de atletismo por bcn.
¡¡¡No me digas que te vas a venir por estas latitudes!!!!!!
Soy míguel, y el viernes pasado entre en tu blog (de momento no nos conocemos en persona) y
casualidades de la vida el fin de semana pasado estabas a menos de un km de donde vivo (Manresa).
Aunque trabajo en BCN, y si buscas gregario para hacer series, avisa por que alguna te podre hacer de perro lebrero.
Un abrazo
míguel

Bulderban dijo...

Hola Miguel, áhí andamos (no yendo, sino volviendo) a esas latitudes. Dejame tu email o escribemé a emonje(arroba)gmail(punto)com y hablamos los de perro lebrero y más cosas. Un abrazo

Furacán dijo...

Que bueno!
y la respuesta del doc también