domingo, 14 de febrero de 2010

Mi frío, nuestro frío...¿vuestro frío?

A mi me gusta el frío. Yo no me siento mal cuando el termómetro se acerca a 0ºC, por debajo o por encima. Cuando nací seguramente la temperatura rondaría ese número y durante toda mi infancia el frío fue compañero de tardes de juego y de mañanas en el patio del cole. Gredos es una buena fábrica de pelete y mi pueblo esta justo en la puerta de salida de la sierra. La triple camiseta de diciembre a marzo y el doble pantalón debajo del chandal eran habituales. Y si tocaba pasar el sábado al almacen de patatas se doblaban también los calcetines. Madre no escatimaba en convertirnos en cebollas humanas y los catarros fallaban una y otra vez en su intento por conquistar nuestros pellejos de chavalines.
Por eso hoy, con la noche todavía sobre los hombros estaba contento. He aparcado el coche, me he sentado en el maletero y me he pertrechado para dejarme llevar por un trocito de lo que en un mes, más o menos, será la Maratón de Vall del Congost.Del recorrido, casi 30 kms, solo puedo decir que es como correr por un cuento, mejor aún, por un sueño. Caminos de en fila de a uno alfombrados por nieve, rieras que bajan dejándose helar en sus orillas, bosques donde apenas entra el sol y páramos donde sus rayos se desparraman como la masa de un bizcocho cuando se vuelca en el molde. Frío. Más frío. Y buena gente. La sonrisa en la cara no es solo porque el aire estira la piel como el cuero de un tambor. Disfruto.
Ahora ya en casa repaso todo y entiendo porque huyo del asfalto en cuanto puedo. Porqué el verano no es mi mejor época -salvo por las vacaciones-. Porque salto de la cama cuando un domingo suena el despertador a las 5:30.
Estoy atrapado por la montaña, por el aire libre. Igual que este árbol se metió en la charca a mojar sus pies y el hielo lo atrapó durante la noche. Atrapado por el lujazo de pasar una mañana caliente por dentro y frio por fuera. Atrapado...y encantado de estarlo.

5 comentarios:

davidiego dijo...

acepto el frío, en el vaho que se nos escapa se lee el futuro, lo que no me gusta es la humedad y mojarme los pies.

aja dijo...

No comparto tu amor por el frío, yo soy más del sol.
El frío me descarga las baterias y el calor me las carga, así lo siento yo, que no quiere decir que sea cierto, solo que yo lo vivo así.

RA dijo...

El pero compañero de viaje es el calor, con frio por lo menos no te deshidratas y corres bien, y si es por plena naturaleza pues es un lujo.

icepirineo dijo...

yo también soy de frio, por eso sera mi pasión por el hielo y la nieve, me gusta cuando el sudor se congela al escapar de la camiseta térmica y entra en contacto con el aire helado.

Lo días de invierno que los tornillos de hielo se quedan pegados a los guantes porque la humedad del ambiente se congela al contacto con el metal.

La sensación de alivio cuando el compañero llega a la reunión y te desprendes del plumas para afrontar el siguiente largo.

Jeje como me motiva el frio

Anónimo dijo...

Sauna o congelador???, todo es mental, todo es estado de ánimo, de motivación.
Siempre digo que hay que entrenar "hasta cuando no llueve".
Como todo, tiene sus pros y sus contras.
Pero en definitiva,-y como se suele decir-, en la variedad esta el gusto, ...o noooo????.
Salu2 a toooss
M.Perozo